Si nos ponemos a pensar, ¿qué es lo que más buscan las personas cuando se encuentran en busca de una clínica de salud? Es bastante obvio que la primera respuesta que nos vendrá a la mente será un buen servicio, lo cual es una realidad ninguna persona quiere poner su salud en manos de una clínica donde no tiene la seguridad de que las personas que lo tratarán saben lo que hacen y que sin duda le brindaran el mejor servicio posible y lo ayudarán a resolver cualquier tipo de problema de salud que esté presentando de la manera más eficiente posible. 

Sin embargo hay otro factor que es casi igual de importante que este, la atención al cliente, o en este caso a los pacientes y aunque parezcan casi lo mismo la verdad es que no lo son. Una cosa es la calidad de los servicios que una clínica ofrece, es decir que el personal que trabaja en ella realice sus labores de una forma totalmente eficiente y pueda solucionar los problemas con los que llegan los pacientes. Por otro lado está la atención al cliente que es muy diferente, no consiste exactamente en la calidad del servicio, sino más bien en el trato que se le da al paciente y que tanto se le demuestra la importancia que tiene para la clínica. 

Y para ejemplificar esto, podemos imaginar una situación hipótetica en donde asistimos a una clínica y nos resuelven el problema por el cual asistimos principalmente, pero la recepcionista nos trata de forma indiferente y tarda mucho en encontrar nuestra información, por lo que perdemos mucho tiempo ahí. Por otro lado imaginemos otra situación en la que llegamos a una clínica donde desde que llegamos nos atienden de la mejor manera, encuentran nuestros datos muy rápido y siempre son amables con nosotros. Obviamente preferimos la segunda clínica, así que podemos asegurar que la atención al cliente hasta en el sector salud siempre va a ser sumamente importante, así que una clínica también se ve en la necesidad de ofrecer la mejor atención posible a sus pacientes.  

Sin embargo en una clínica siempre hay mucho trabajo, por lo que es muy difícil darse el tiempo de ofrecer la mejor atención al cliente. Afortunadamente, gracias a las nuevas tecnologías es posible ofrecer una mejor atención a los pacientes sin descuidar otros aspectos que también son importantes en una clínica como ofrecer servicios de calidad. Y la solución para esto es un CRM salesforce, el cual es un sistema que busca, por medio de un conjunto de prácticas y estrategias, enfocarse totalmente en los pacientes, estas se utilizan especialmente para poder analizar y gestionar la interacción que se da entre la clínica y el paciente para de esta forma conocer mejor sus necesidades y poder mejorar su servicio conseguir nuevos pacientes y manteniendo los que ya tienen. Una de las principales características de este sistema es que agiliza la obtención de datos de los pacientes y por lo mismo hace más eficaz el proceso de obtener su información, lo cual constituye uno de los principales problemas de una clínica. Así que un sistema CRM es ideal para cualquier clínica que desea mejorar sus servicios y ser más eficientes.